Buscar este blog

Todo tiene su momento y cada cosa su tiempo bajo el sol...EL ha hecho todas las cosas apropiadas a su tiempo, también ha puesto el mundo en sus corazones, sin que el hombre llegue a descubrir la obra que DIOS ha hecho de principio a fin (ECLESIASTES 3)

AL QUIMIA es el arte de la "transmutación". Transmutar consite en transformar algo en otra cosa que es de una
naturaleza superior. En el plano espiritual los alquimistas transmutaban la naturaleza de lo irreal a lo real, del incosciente al consciente, de las tinieblas de la ignorancia a la luz de la verdad, de lo mortal a lo inmortal. La transmutación tanto físisca como espiritual es consecuencia de la "Elevación de las vibraciones"



martes, 15 de mayo de 2007

LA FUENTE DE MI CORAZON


En mi habitación, desde mi lecho, puedo ver un fresco pintado en mi pared.


Es un bello jardín rodeado de verdes montañas. Lo adornan árboles de altas copas y multicolores flores sobre abundantes setos.


En el centro, como surgiendo de las profundidades de la Madre Tierra, brota una fuente de piedra, cuyas cristalinas aguas casí puedo oir borbotear cantarinas.


Da paso a este soleado vergel un arco de piedra blanca coronado por unas filigranas de hierro, como dos caracoles besándose.


Las hojas de los árboles se descuelgan perezosas. La hiedra escala jubilosa sus frescas paredes.


Respiro profundo por tres veces. Con pausada calma retengo y exhalo. Cierro mis ojos, doy un paso al frente y entro.


Penetro al jardín de mi corazón.


El aire es fragante y fresco. Alegres trinos acarician con suaves cánticos mis oidos. Una brisa me susurra melodías olvidadas mientras peina mis largos y trigeños cabellos.


Voy vestida con apenas una túnica verde de gasa. Tal vez me confundo con las enredaderas de mi frondoso jardin.


Mientras el viento hace ondear mi tenue ropaje, me deslizo etérea por los caminos de piedra, cual hada fugaz y jugetona.


En una escondida esquina del vergel, un banco se apoya desmalladamente sobre el centenario tronco de un robusto y sabio roble. Mas ¿quien se sienta sobre el?.


Es mi Maestro que me espera sonriendo, con su eterna e inagotable paciencia. Me invita a sentarme a su lado. No hay prisa pues el tiempo parece fluir y refluir en el inetrior de una esfera sin alcanzar a escapar de su prisión.


"Hola, amada mía, que bueno fue que llegases" me coge de la mano y la posa en su corazón. Me besa con amor la frente. Yo me abrazo a él.


Silencio en el atardecer de tonos dorados. Desde su alta atalaya del cielo, nos observan, lánguidas, rosadas nubes cual lígeras plumas flotando.


Siento el Vacio del Todo y la Nada más llena y preñada de espera . Paz profunda. Aqui habitaría por Siempre.


Mi Maestro se yerge y me insta a seguirle. Acercandose a la fuente unde sus manos en sus frias aguas. Yo le imito y como un torbellino que gira en lento proceso perpendicular, me absorbe hacia las entrañas de la Madre Tierra.


Silencio, Calor, Humedad... tal vez floto en su útero dispuesta a encarnar nuevamente.


Naina.




No hay comentarios: